El impacto de la crisis económica mundial en América Latina: SinoLatin en América Economía

Nota de SinoLatin en América Economía

El impacto de la crisis económica mundial en América Latina bien podría titularse: El impacto de la crisis económica mundial en América Latina bien podría titularse: Crónica de una Muerte
Exagerada.

Hace 18 meses, la prensa regional y muchos expertos en São Paulo, Santiago, Lima, Nueva York y Londres
emitían tenebrosos pronósticos de dolor y agonía para la región, en línea con la tradicional noción de que unresfrío en Estados Unidos provoca una pulmonía en Latinoamérica. También estaban los economistas quehablaban del “desacoplamiento”: que los mercados emergentes se habían profundizado lo suficiente como para que su crecimiento no dependiera exclusivamente de la salud económica estadounidense.
Ahora que el polvo se ha disipado un poco queda claro que ambos grupos tenían algo de razón y
que, al mismo tiempo, estaban errados. México, cuya economía depende mucho de la de Estados
Unidos, sufrió una recesión dolorosa: su PIB se contrajo más de 7% en 2009. En cambio, para los
países de la región que han hecho buenos negocios con otros mercados emergentes, el período de
convalecencia fue mucho más corto y menos atormentado de lo que se temía. Algunas economías,
como la peruana, por ejemplo, ni siquiera se contrajeron.
Un manejo macroeconómico responsable y mercados de capitales locales más maduros fueron
factores importantes para que muchos países de la región lograran superar la crisis como pocas
veces había ocurrido antes. Pero hubo otra razón poderosa para este aterrizaje suave: China.
El dragón asiático está jugando un papel cada vez más importante en la vida económica de los
latinoamericanos. El voraz apetito chino por materias primas ha contribuido a que los precios de
los commodities, desde el cobre chileno al níquel peruano y el mineral de hierro brasileño, se
hayan mantenido elevados. En algunos casos, China ha comenzado a desplazar a Estados Unidos
como el principal socio comercial, y algunos expertos creen que esta tendencia se seguirá fortaleciendo en la
próxima década, lo que podría redibujar el mapa de prioridades políticas y comerciales de la región..

Hace 18 meses, la prensa regional y muchos expertos en São Paulo, Santiago, Lima, Nueva York y Londres
emitían tenebrosos pronósticos de dolor y agonía para la región, en línea con la tradicional noción de que un resfrío en Estados Unidos provoca una pulmonía en Latinoamérica. También estaban los economistas que hablaban del “desacoplamiento”: que los mercados emergentes se habían profundizado lo suficiente como para que su crecimiento no dependiera exclusivamente de la salud económica estadounidense.
Ahora que el polvo se ha disipado un poco queda claro que ambos grupos tenían algo de razón y
que, al mismo tiempo, estaban errados. México, cuya economía depende mucho de la de Estados
Unidos, sufrió una recesión dolorosa: su PIB se contrajo más de 7% en 2009. En cambio, para los
países de la región que han hecho buenos negocios con otros mercados emergentes, el período de
convalecencia fue mucho más corto y menos atormentado de lo que se temía. Algunas economías,
como la peruana, por ejemplo, ni siquiera se contrajeron.

Un manejo macroeconómico responsable y mercados de capitales locales más maduros fueron
factores importantes para que muchos países de la región lograran superar la crisis como pocas
veces había ocurrido antes. Pero hubo otra razón poderosa para este aterrizaje suave: China. El dragón asiático está jugando un papel cada vez más importante en la vida económica de los latinoamericanos. El voraz apetito chino por materias primas ha contribuido a que los precios de los commodities, desde el cobre chileno al níquel peruano y el mineral de hierro brasileño, se hayan mantenido elevados. En algunos casos, China ha comenzado a desplazar a Estados Unidos como el principal socio comercial, y algunos expertos creen que esta tendencia se seguirá fortaleciendo en la próxima década, lo que podría redibujar el mapa de prioridades políticas y comerciales de la región.

+ Add your voice