La digitalización llegó a la billetera

Published by Revista Suma

Billetera digitalFuente: Daniel Chacón, redactor Lunes, 06 de Febrero de 2012 10:44 (modificado)

La convergencia de servicios en el celular apunta a dar el tiro de gracia a las billeteras y al uso de efectivo como medio de pago.

Es más fácil dejar olvidada la billetera que el celular. Cualquier persona se siente más desprovista cuando deja el teléfono móvil en la casa, que si sucede lo mismo con la billetera.

La evolución de la industria móvil despierta el interés de las empresas en canalizar los servicios mediante el celular. Las industrias de retail aprovechan esta fijación con los teléfonos celulares y diseñan aplicaciones para generar fidelidad y tráfico a favor de los servicios que ofrecen.

Los bancos conservadores observaron a los pioneros trabajar el campo durante los primeros años. Al ver la fertilidad del terreno cibernético, empezaron a lanzar tanto aplicaciones como funcionalidades para que las personas tuvieran acceso a los servicios financieros desde esos pequeños pero adictivos aparatos.

Consulta de saldos, transferencias y aplicaciones GPS que permiten ubicar las sucursales más cercanas son algunas de las opciones. Incluso las operadoras celulares y entidades financieras ya trabajan distintas formas para que el celular funcione de forma equivalente a una tarjeta de crédito y débito. Funciona en mercados maduros como el estadounidense, y ya los primeros aventureros lanzan su oferta para América Central

La diferencia entre ambos mercados es la densidad de teléfonos inteligentes: soportan soluciones más sofisticadas, mientras que la carencia obliga a tener plataformas menos innovadoras.

Google es quizás el más agresivo en este momento, pues lanzó el servicio Google Wallet, que convierte literalmente al celular en la tarjeta de crédito o de débito. Para que funcione, la persona debe tener un dispositivo 4G con la tecnología Near Fiel Communication (NFC), la cual permite instalar un chip con la información de las tarjetas. Así, cuando el dueño del celular tiene que pagar, solo activa el app de Google Wallet y acerca el teléfono a un lector como el que tienen los supermercados para facturar los productos. Y eso es todo.

Tiendas como American Eagle Outfitters, Macy’s y OfficeMax se unieron a Google en esta cruzada para variar la experiencia de compra, y apuestan por nuevas estrategias de fidelidad y descuentos por medio de este canal.

“Nuestra meta es que incluya todas sus tarjetas de pago a Google Wallet, y así despedir a las billeteras grandes y tradicionales”, indicó la firma al lanzar el servicio a mediados del año pasado.

Visa también está en este mercado. Certificaron la tecnología payWave, que es similar a la de Google. Un chip se instala en una tarjeta o cualquier otro dispositivo, y en lugar de emplear la banda magnética se usa un lector que no requiere contacto. “Esta ausencia de contacto facilitaría su uso en el sistema de transporte público, peajes y comercios detallistas, que requieren mayor agilidad en los pagos”, manifiesta Rodrigo Meirelles, director ejecutivo de pagos móviles para Visa Latinoamérica y el Caribe, y añade: “Venimos a transformar la forma en que el consumidor se relaciona con sus servicios. La visión responde a un cambio en el comportamiento, alineado con un posicionamiento innovador de la tecnología”.

Latinoamérica aún debe mejorar en el tema de penetración de teléfonos inteligentes y redes 4G. A pesar de ello, la expectativa de redes más robustas justifican las inversiones iniciales para ofrecer estos servicios. Sin embargo, Meirelles considera que ya hay números significativos para aprovechar la penetración celular (106% en Latinoamérica) e integrar a la población desbancarizada.

“Vemos países y mercados donde ya existen todas las condiciones para que el pago sin contacto empiece a aparecer. Ya nuestra tecnología está certificada, así que el reto es trabajar con los gobiernos y socios para llevar esta tecnología”, sentencia el ejecutivo de Visa.

La solución se incorpora en Colombia con el Banco de Bogotá, y en Guatemala también ya existen terminales que aceptan Visa payWave. Otra empresa que está desarrollando una plataforma que permita la realización de pagos electrónicos es YellowPepper. El cofundador y CEO de la compañía, Serge Elkiner, mantiene la expectativa de que los Mobile Financial Network pronto dominen la industria.

“Empezamos hace cinco años integrando casi treinta operadores móviles y 42 bancos. Lo que nos falta es cruzar al mundo de los no bancarizados, pero lo vamos logrando”, indica Elkiner, quien agrega: “Somos la unión entre el operador celular, la entidad financiera y el comercio. Todos los mercados son diferentes y ahí entra nuestro know how: entender las necesidades de la población y el canal correcto”.

Esta plataforma permite a los bancos y telefónicas ofrecer servicios de pago de servicios públicos y privados, transferencias entre cuentas, compra de tiempo e incluso productos de envío y recepción de remesas internacionales.

Elkiner considera que el desarrollo de América Latina se asemejará al asiático, donde la sociedad accede a internet mayoritariamente por medio de dispositivos móviles. En tanto, en Estados Unidos y Europa predomina el acceso desde computadores.

YellowPepper tiene alta aceptación en Haití, desarrolló soluciones de conectividad para BlackBerry en República Dominicana y ahora se dispone a entrar en América Central y Colombia.

El 9 de enero de este año se realizó en Colombia la primera transacción entre YellowPepper, Credibanco y Banco de Bogotá. Harinera del Valle fue la empresa que recibió el primer pago mediante este sistema.

América Central ya está en el mapa

Si bien es cierto que el hervidero de pagos móviles ocurre en mercados más desarrollados como el norteamericano, europeo y asiático, algunas de las tecnologías ya están siendo incorporadas en la región.

Visa realizó alianzas con socios estratégicos en Colombia para llevar payWave al mercado. Uno de esos socios es Banco de Bogotá, cuya meta es cerrar el año con 40.000 tarjetas emitidas con esta tecnología que no requiere contacto.

“Nuestra meta es mantenernos siempre delante de la curva y alertas a las nuevas soluciones que puedan facilitar más la vida a nuestros clientes. Al introducir los pagos sin contacto por primera vez en Colombia, les estamos proporcionando a nuestros clientes una alternativa segura y conveniente para pagar sus gastos cotidianos”, resalta Alejandro Figueroa, presidente del Banco de Bogotá.

En América Central, BAC | Credomatic Network es uno de los grupos financieros con mayor innovación en sus canales electrónicos. Tienen cuatro aplicaciones para los usuarios que utilizan sus servicios financieros desde un dispositivo móvil. La más reciente es iBAC, estrenada en 2011, a disposición de los usuarios de iPhone, iPod Touch y iPad. La aplicación garantiza acceso rápido, capacidad para consultar los productos bancarios, realizar transferencias y aprovechar recursos como la ubicación vía GPS de las sucursales y cajeros más cercanos.

También, tiene una versión diferenciada para los clientes que accedan desde otro tipo de smartphone. Por otro lado, está la plataforma BAC Móvil SMS, para quienes tengan celulares más antiguos y prefieran realizar transferencias, consultas o pagos con un mensaje de texto.

“Nuestro principal objetivo es simplificarles la vida a nuestros clientes. Por esa razón en todos los países donde operamos contamos con la misma oferta de canales electrónicos. Estos canales buscan cumplir las mejores prácticas mundiales en temas de seguridad, usabilidad y funcionalidad soportadas por una moderna plataforma tecnológica”, comenta Cinthya Moreno, gerente de E&M Business y gerente regional de Canales de Distribución de BAC | Credomatic Network.

El Banco Nacional de Costa Rica también desarrolló su app, que estuvo en la lista de las más descargadas en el país. Destaca por su función de realidad aumentada, que con solo activar la cámara del teléfono hacia cualquier dirección, indica la distancia y la ubicación de la sucursal o el cajero más cercanos.

Gerardo Castro, subgerente de Banca Comercial, adelanta que planifican el lanzamiento de soluciones semejantes para Android, y un relanzamiento agresivo de las cualidades de la aplicación para el segundo semestre. “Esto inició como un experimento y elegimos iniciar con Apple por un tema de volumen. Si bien aún no es tan masivo, sí llegamos a nuestros clientes de mayor ingreso”, aduce Castro.

En un futuro, combinarían las capacidades de geolocalización, conexión a BN Móvil, información y planes de fidelidad en aplicaciones que generen valor a sus clientes.

En el caso de Scotiabank, Silvia Hernández, gerente sénior de Canales Alternos, afirma que están incorporando apps en la evaluación que realizarán en el primer trimestre de este año.

La gran mayoría de bancos ve 2012 como el momento decisivo para tomar decisiones en banca móvil. Aunque otros bancos prefirieron no dar a conocer sus estrategias, lo cierto es que la gran mayoría afina la manera para competir en este ámbito.

Con este escenario, es fácil prever la masificación de soluciones dirigidas para dispositivos móviles, acordes al tipo de mercado que se deba atender, ya que el tipo de celulares que predominan es lo que marca la pauta de tecnología a seguir